domingo, 2 de noviembre de 2014

¿Cómo de oscuro es un cometa? El albedo de los cuerpos

La cantidad de luz que reflejan los distintos cuerpos astronómicos, depende del material que cosntituya la superficie de los mismos. En astronomía, esto se mide con el albedo, que es el porcentaje de la radiación reflejada respecto de la radiación incidente. Una reflexión del 100% (1.00 en forma decimal) correspondería a la refexión de toda la radiación incidente.

De esta forma, según los materiales que conformen la superficie o la atmósfera de los objetos del Sistema Solar, los albedos serán distintos. Por ejemplo, el albedo de la Tierra es de 0.38, lo que quiere decir que refleja el 38% de la radiación incidente.



El cuerpo del Sistema Solar que tiene un albedo mayor es Encélado, satélite de Saturno. Tiene una superficie formada por hielo que se va regenerando contínuamente por medio de geiseres (ver entrada de verestrellas) , lo que hace que su albedo sea de 0.99 (refleja prácticamente toda la luz que recibe).
Encélado, satélite de Saturno

Algunos de los cuerpos más oscuros son los núcleos de cometas (Halley, 0.04) y la mayoría de los asteroides. Por ejemplo, los satélites de Marte, Phobos y Deimos, tiene un albedo de 0.06 (sólo reflejan el 6% de la radiación que reciben).
Phobos, uno de los satélites de Marte

Cómo curiosidad diremos que la Luna, nuestro satélite, tiene un albedo de 0.07, sólo refleja un 7% de la luz que recibe. ¿A que no lo parece, en esas noches de Luna llena tan brillante?


Visto todo lo anterior, la duda que nos surje de inmediato es que en las imágenes que estamos acostumbrados a ver, no apreciamos esas diferencias de brillo en los distinos cuerpos. Esto es debido únicamente a un efecto de contraste con el fondo de las mismas, ya que el fondo del cielo es negro y las fotografías están hechas para que el objeto se vea, con la exposición correcta.

Por ejemplo, cuando observamos el núcleo de un cometa desde corta distancia, como lo está haciendo la sonda Rosetta con el 67P/ Churyumov-Gerasimenko, nadie diría que es un cuerpo bastante oscuro. El cometa luce espectacular contra el fondo absolutamente negro.

El cometa 67P Churyumov-Gerasimenko captado por la Rosetta
Si pudieramos ver juntos a varios cuerpos de distintos albedos, podríamos apreciar reamente las diferencias en la reflexión de las distintas superficies. Esto es lo que podemos apreciar en la siguiente composición de imágenes que ha confeccionado la ESA para ilustrar este hecho:

¿Ves los cuatro objetos?
Bastante ilustrativa es la imagen, sin duda. Si ya es llamativo el poco brillo de nuestra Luna (sobretodo comparado con el brillante Encélado), lo es aún más la oscura forma de abajo a la derecha, donde se adivina la silueta del cometa 67P. Aquí se aprecian a la perfección las diferencias de albedo entre los distintos cuerpos. Tengamos esto en cuenta de ahora en adelante, cuando observamos las fantásticas fotografías que las distintas sondas nos regalan de los diferentes cuerpos de nuestro sistema planetario. Es sólo una cuestión de contraste con el fondo oscuro del espacio...

Y para terminar, una composición en la que se ha puesto al 67P junto a la ciudad de New York, para apreciar bien el tamaño del cometa y el brillo superficial del mismo comparado con un entorno que nos es familiar.
Impresionante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...