domingo, 13 de diciembre de 2015

Las Geminidas de 2015, sin Luna

Cuando llega diciembre, es el momento de observar las Geminidas, una lluvia de meteoros espectacular. De hecho es más activa incluso que las famosas Perseidas de agosto, pero debido a las fechas y al frío que suele hacer en el hemisferio norte, no es tan conocida.

Geminidas sobre el observatorio de Cerro Paranal (Chile)
Como ya hemos comentado varias veces, los radiantes de meteoros están relacionadas con los comentas generalmente. En este caso el cuerpo progenitor de esta lluvia es un asteroide peculiar, 3200 Phaeton. Se cree que es un cometa extinto y que las partículas de esta lluvia fueron eyectadas hace siglos, cuando aún era cometa activo.


Órbita de 3200 Phaeton
La actividad de esta lluvia alcanza en su máximo una TZH de 120, lo que la convierte junto con las Cuadrántidas, en la más activa del año. Recordemos que esta actividad se apreciaría en condiciones de gran oscuridad, cielos despejados y el radiante en el zenit. De todas maneras la actividad es bastante alta, así que se podrá disfrutar de un bello espectáculo. Otro hecho a destacar es que la velocidad de estos meteoros es baja , casi la mitad de lentos que las Perseidas.

Esta lluvia está activa desde el 4 al 17 de diciembre, pero el máximo de actividad previsto tendrá lugar el día 14 de diciembre desde las 1h30m UT hasta las 23h UT, por lo que se podrá observar la noche del 13 al 14 y también la del 14 al 15. Además este año la Luna no nos molestará en absoluto la observación.

El radiante está situado, obviamente, en la constelación de Gemini, que será muy fácil de localizar junto a la espectacular Orion. Recordemos que el radiante es un punto desde donde parecen partir todas las estrellas fugaces. Si prolongamos la dirección que hemos observado de todos las gemínidas, todas convergerán en ese punto, el radiante.

Posición del radiante en Gemini.
Para finalizar, debemos recordar que cuanto más oscuro sea el cielo, mayor será la cantidad de meteoros que podamos ver, así que merecerá la pena escapar de las ciudades, cada vez más contaminadas lumínicamente, si tenemos la oportunidad. También es importante no olvidar ropa de abrigo (bastante), ya que las noches al raso en invierno son muy bellas pero también muy muy frías.

¡Suerte y cielos despejados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...